lunes, 4 de mayo de 2020

James McClean, el defensor de la causa irlandesa

Su caso, quizá sea lo más parecido a "Oleguer" que tienen en Inglaterra. Un futbolista que no ha ocultado sus creencias políticas y se ha manifestado en varias ocasiones a favor de la unión de Irlanda. Tanto que ha protagonizado diversos episodios polémicos y que le han convertido en el objetivo de pitos e insultos desde la grada por esas convicciones. James McClean es un centrocampista nacido en la ciudad de Derry, perteneciente a Irlanda del Norte, y una de las ciudades más marcadas del conflicto entre católicos y protestantes con la disputa de su unificación con Irlanda o la permanencia en el Reino Unido. Formado en una familia católica, McClean ha tenido claro sus pensamientos y, pese a dedicarse al fútbol no los ha escondido. Y de hecho, la comparación con Oleguer, resulta un tanto incompleta. Pues mientras el catalán jugaba en el Barça, con algunos sectores de apoyo favorables, y se decía despectivamente aquello de "está  por lo que está" minusvalorando sus condiciones futbolísticas, McClean, desde que dejó la modesta liga irlandesa en 2011 lleva el resto de su carrera profesional en Inglaterra. Teniendo que hacer frente a agravios, pitos y amenazas, en ocasiones incluso de su propia afición por sus inclinaciones políticas.

Con 31 años, puede lucir más de 150 partidos en Premier League con la que ha jugado con Sunderland y West Bronwich Albion, y otros tantos en la segunda categoría inglesa jugando con Wigan y actualmente en el Stoke City. Y desde entonces, McClean desde el altavoz que le da el fútbol ha defendido la causa irlandesa. Pese a que en categorías inferiores y hasta la Selección Sub 21, sí que defendió la camiseta de Irlanda del Norte, como le correspondía por nacimiento. Sin embargo, cuando en 2011 le llegó la primera llamada para defenderla a nivel absoluto, McClean rechazó la convocatoria. Y explicó el motivo, "solo defendería la camiseta de Irlanda". Pese a que el seleccionador norirlandés, trató de convencerle, McClean se mantuvo firme. Y en enero 2012, la FIFA validó su posibilidad de jugar con Irlanda, y Giovanni Trappatoni no tardó mucho en citarlo.  Pese a que su decisión implicó insultos y amenazas, desde entonces, más de 60 partidos internacionales con Irlanda, presente en las Eurocopas de 2012 y 2016 y una destacada carrera. En este periodo también se ha enfrentado a Irlanda del Norte, como en el duelo amistoso disputado en 2018 entre los dos conjuntos que se celebró en Dúblin.

No serían sus únicas acciones reivindicativas. El día 11 de noviembre, o su domingo más próximo, ya es tradición en la Premier que los equipos luzcan una amapola en sus uniformes, como símbolo a los combatientes británicos caídos en las Guerras Mundiales. A esta costumbre, se han unido incluso entrenadores extranjeros, Benitez, Ancelotti, Guardiola, o incluso un alemán, Jurgen Klopp. Y muchos de estos uniformes son donados para ser subastados, y la recaudación se destina para apoyar a familiares o asociaciones de combatientes. Era una cuestión prácticamente intocable. Impensable que alguien se negase. Y McClean desde el 2012, y año tras año, ha explicado que él no lucirá el famoso "poppy". De nuevo, razonó su postura. Y pese a apoyar a los combatientes de las guerras mundiales, en las cuáles también tomó parte Irlanda, asocia llevar la amapola como homenaje al ejercito británico, causante de mucha muerte en la ciudad de Derry, hecho especialmente el conocido como el Bloody Sunday de 1972. Pese a las críticas, abucheos, insultos y amenazas. McClean, se mantuvo firme y cada año en noviembre, su uniforme, a diferencia del de sus compañeros, no porta la amapola.

Por si esto fuera poco, en valiente trayectoria de McClean, recientemente en Instagram se excedió con una publicación. Encerrado en casa por el confinamiento del coronavirus, con los campeonatos de fútbol parados, subió a la red social una fotografía tapado con un pasamontañas, hablando con sus hijos y el texto "Todays School Lesson - History" y un emoticono riendo. Evidentemente, el guiño al IRA era evidente, y de nuevo los medios ingleses esta vez se lanzaron a por él con la broma. Al poco rato borró la publicación y pidió disculpas.

1 comentario:

Guillem dijo...

Muy interesante Gonzalo! No había oido hablar de McClean, y mira que el tema irlandés desde pequeño siempre me ha interesado mucho.