miércoles, 23 de septiembre de 2020

Alex Zahavi, otra estrella fugaz que fue internacional con tres países


¿Conocéis al de la foto? No, no es un colega mio que le guste comprarse camisetas de Selecciones. Se trata de Alex Zahavi, una de esas tantas estrellas fugaces, de "nuevos Messis" que proliferan uno tiempo y después no alcanzan esas cotas que se presuponían y desparecen de la prensa sin más. En algunos casos, no es que lleguen a estrellas, sino que su paso por el fútbol profesional es residual. Alex Zahavi, es uno de esos. Pero además con una curiosidad más.

Futbolista prometedor, aunque, ya de primeras el saber que es el sobrino de Pini Zahavi, uno de esos representantes internacionales que de vez en cuando aparecen en la prensa, ligando operaciones millonarias de traspasos e intercambios de jugadores posiblemente le sirviera de empujón. No sé si influiría, pero seguro que su sobrino, nacido en Los Angeles (EEUU), pero de padre israelí y madre portuguesa, acabó jugando en varios países y en clubes destacados. Arsenal, Benfica, hasta llegar al cadete del Barçelona. Para el Sport, según publicaba el 17 de marzo de 2007 era "la joya lusa de la cantera del Barça". Tenía 16 años y compartía vestuario con otro "joven Messi" israelí que se perdió como Gay Assulin, con un futbolista de primer nivel como Thiago, con gente que ha sido internacional por España como Tello, Bartra o Montoya, y con algunos jugadores más que han tenido diferente éxito en el fútbol.

La "joya lusa", evidentemente era una esperanza para su Selección. Y es que durante esos años Zahavi defendía la camiseta de Portugal en categorías inferiores, llegando a jugar hasta con la Selección Sub 19. En ella coincidió con el defensa del Arsenal, Cedric Soares y con Nelson Oliveira, internacional portugués que ha pasado por el Depor, Benfica y la Premier como jugadores con mayor éxito posterior. Tras varios años en el Sporting de Lisboa juvenil, Zahavi, decidió dar el salto al fútbol profesional

Dejaría Portugal como todavía un prometedor futbolista, y aceptaría una oferta del Macabbi Haifa de Israel. Y allí, tramitó el cambio de Selección. El combinado de EEUU reparó en ese muchacho nacido en Los Ángeles, y decidió convocarlo para su Selección Sub 20 para un torneo continental. Allí formó convocatoria con el delantero Juan Agudelo como jugador más conocido.

No resultó muy exitoso el torneo y al regresar a Israel, sorprendentemente, de nuevo, tramito ante la FIFA un nuevo cambio de Selección y aceptó ser convocado para Israel Sub 21. Tres Selecciones diferentes en apenas 20 años de carrera. Quedaba la decisión definitiva. ¿Por cuál se decantaría a nivel absoluto? Una vez que jugase a nivel oficial ya no se permitirían más  cambios...

Pues finalmente Zahavi a nivel absoluto... no jugó con nadie. En 2011 dejó la liga israelí, tras una cesión en el Hapoel Acre, y regresó a Portugal. Jugó unos minutos en la derrota del Vitoria Setubal contra el Benfica, y tras otro año en blanco en el modesto Olhanense decidió colgar las botas con apenas 22 años y una decena de partidos profesionales entre Israel y Portugal. Una "joya lusa" que prefería retirarse sin esperar más ofertas. Quizá abrumado por la presión, quizá desencantado por que su nivel está lejos de lo que apuntaba con apenas 14 años. Quizá aburrido por esos interminables saltos.

jueves, 27 de agosto de 2020

Munir celebra la Europa League con la bandera bereber


Es una de las tantas abundantes imágenes de la celebración del Sevilla en Colonia de su 6ª Europa League. Como es habitual varios jugadores se rodean con alguna bandera sea de su país, de su región... la que ellos consideren. Y eso hace Munir El Haddadi pero en su caso coge la bandera “amazigh”, la que representa al pueblo bereber. En un momento incluso posa con ella mientras que sus compañeros Bono y En-Nesiry portan la de Marruecos. Una mezcla poco habitual y que incluso hace años podía haber levantado mucha polémica sobretodo en Marruecos.

Munir, de origen bereber, nacido en El Escorial

Munir no es ningún desconocido, ya que lleva varios años en la primera categoría de nuestro fútbol. Su madre melillense, se casó con su padre marroquí bereber, pero en busca de mejores oportunidades económicas se desplazaron a la Península, y en 1995 en la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial nació Munir. Tras iniciarse en el Galapagar, y llamar la atención del Atlético de Madrid, acabaría llegando al fútbol base del Barcelona. En la Masía destaca y es un habitual de las categorías inferiores de la Selección Española. Pero su progresión sigue siendo mayúscula, con apenas 18 años tendría un debut fulgurante con el primer equipo del Barça, debutando y marcando en Liga. Con apenas dos partidos en Primera, y ante el run run de que el chico también podría ser Seleccionable conMarruecos, Del Bosque le hace debutar a nivel Absoluto con la Selección Española en un duelo en Valencia ante Macedonia. Era septiembre del año 2014.

Después su carrera padeció un pequeño freno. Ese inicio prometedor en el Barça acabó resultando efervescente y la competencia arriba le fueron quitando minutos, volviendo a acabar el año con el filial en Segunda. Probó suerte con una cesión en el Valencia y disfrutó bastante minutos en Vitoria. Pero, ese destacado debut internacional con apenas 18 años, sería su única aparición con la Selección Española. Tanto, que cuatro años después, Marruecos llegó a consultar a la FIFA la posibilidad de tramitar el cambio de Selección de Munir. Y el jugador aceptó y mostró su predisposición a acudir al Mundial defendiendo la camiseta del país norteafricano. Pese a que el debut de Munir había sido en un torneo oficial clasificatorio para la Eurocopa, la FIFA no accedió al trámite. Y hasta el propio Del Bosque, trató de justificar su convocatoria en 2014 por las bajas que había en ataque en la Selección y estar Munir concentrado con la Sub 21. Aunque lamentaba que apenas esos minutos saliendo del banquillo impidieran al jugador acudir al Mundial, donde curiosamente, además se hubiera tenido que enfrentar a España. ¿Quién sabe? Quizá con un nuevo empujón y siendo Luis Enrique el mismo técnico que le abrió las puertas de Primera División, Munir todavía pueda regresar a “la Roja”.

Bono y Es-Nasiry, dos marroquíes también con larga experiencia en España

Los que hubieran podido ser compañeros de Munir si hubiese logrado tramitar el cambio de Selección hubieran sido otros dos jugadores destacados sevillistas. El portero Yassine Bounou, que en España ha pasado por varios equipos: la cantera del Atlético de Madrid, Zaragoza y Girona. Y pese al descenso de los catalanes, sus buenos años le abrieron la puerta del Sevilla. Aunque la mayor parte del año estuvo a la sombra de Vaclik, sus últimas y decisivas actuaciones le han convertido en otro de los héroes destacados de la campaña del Sevilla. También ha tenido actuaciones meritorias el delantero Yousef Es-Nasiry, otro marroquí que parece seguir escalando en su carrera. Tras dar el salto por Málaga y Leganés, este año finaliza con 10 goles en 25 partidos oficiales con el Sevilla. Los tres hoy disfrutan del sexto título de campeón de la Europa League con el Sevilla y nos deparaban una de esas fotografías del partido conjuntando las banderas de Marruecos y la del pueblo bereber.


El precedente de Afellay

Por cierto, que la bandera amazigh no es la primera vez que la veíamos en un campo de fútbol celebrando un triunfo. Se la había enfundado también Ibrahim Afellay, el jugador del Barcelona cuando ganó la Champions League al Manchester United en Wembley en 2011. El jugador neerlandés, selección con la que fue internacional en más de 50 ocasiones y disputó el Mundial de 2010, había nacido en los Países Bajos, a donde se habían desplazado sus padres rifeños en busca de mejores oportunidades económicas. Afellay, destacó en el fútbol y tras muchos años a buen nivel en el PSV le llegó la oportunidad de recalar en el Barça, donde las lesiones le cortaron la trayectoria y apenas tuvo relevancia, antes de iniciar un periplo de cesiones. Sin embargo cuando el Barça se proclamó campeón, Afellay decidió portar la bandera bereber, algo que de nuevo levantó alguna polvareda, tanto en Holanda como en Marruecos.

Las complejas relaciones del Rif y Marruecos

No es fácil sintetizar que es el pueblo bereber y su presencia en Canarias y varios países del Norte de África, y concretamente en el caso de Marruecos, donde su presencia es la más abundante. Constituyen una raza con lengua propia y de la que se estima que pertenecen en torno a 50 millones de personas. Presente a lo largo de la historia cuenta con personajes destacados desde la época del Imperio Romano hasta nuestros días. Sin embargo, el pueblo carece de estado o de una entidad administrativa que permita contemplar correctamente su presencia. Sus limites geográficos son difusos y, su influencia o permisividad en los estados en los que se integran varia de muchos condicionantes.

Desde la independencia del Protectorado de Marruecos de España en los años 50 del siglo XX, la relación con los bereberes ha sido más bien tensa. Ya anteriormente, la República del Rif había provocado verdaderos quebraderos de cabeza a la política española en los años 20, logrando su independencia de facto, provocando la caída de Gobiernos, convirtiendo en pesadilla el nombre de Abd del Krim y continuando la depresión histórica que padecíamos desde el 98. Desde la inclusión del Rif en el Reino de Marruecos se han producido diversas revueltas y ha formado parte de focos de tensión diplomática entre España y Marruecos.

Los reinados de Mohamed V y Hassan II fueron bastante duros con las regiones del Rif. Se extendió la represión, se abandonaron inversiones y desarrollo sometiendo a un duro aislamiento a las ciudades y no se permitían las protestas y las reivindicaciones. La situación pareció aligerarse un poco con la llegada al trono de Mohamed VI que ha tenido mayores gestos hacia esa región, ha mejorado infraestructuras, anunció la construcción de varios hospitales y ha llegado a visitar la región en varias ocasiones aunque también se acompañó de ilegalizaciones de partidos y asociaciones rifeñas, o con un nuevo brote de protestas en 2016 por la muerte de un comerciante al que la policía marroquí había requisado su mercancía. En apenas unos meses, se cumplirán 100 años de la proclamación de la República del Rif. ¿Habrá una nueva mecha de protestas? ¿Se logrará avanzar en concordia y se podrán ver las banderas juntas como protagonizaban los jugadores del Sevilla? 

miércoles, 1 de julio de 2020

Estadios de Fútbol con nombres franquistas (VII): el Luis Sitjar y el Sancho Dávila murieron de viejos


Hubo dos estadios cuyos nombres no hubieran pasado el filtro de la Ley de la Memoria Histórica, pero sin embargo ya no ven fútbol. En este caso, el tiempo, les ha vencido y ha provocado que los equipos que actuaban de local hayan debido buscar nueva ubicación. Son los casos del Luis Sitjar, durante 60 años casa del RCD Mallorca, al que vio desde Tercera hasta Primera División e incluso su primera participación europea. Y el pequeño Sancho Dávila, del Puerto Real club de Fútbol, que nunca pasó de la Tercera División andaluza.

LUIS SITJAR
El campo del Mallorca dejó de ver fútbol de máxima categoría en junio de 1999. Ya que desde ese año el equipo balear se mudaba al nuevo estadio de Son Moix, construido para la Universiada de ese año. El Mallorca B, que llegó a jugar un año en segunda y el juvenil apuraron los últimos partidos durante algunos años más, antes de que el estadio ya muy deteriorado fuera estropeándose. Se convirtió en un lugar para indigentes, que padeció incluso un incendio u otros tristes episodios delictivos. Atrás quedaron los años en 1ª, el ascenso contra el Espanyol, esa primera participación europea alcanzando la final o incluso ese gol de Stankovic que sellaba la mejor clasificación hasta el momento. Se iniciaron unas largas obras de derribo, y continua un litigio entre propietarios y Ayuntamiento para ver que se hace con el solar que ahora ha quedado despejado. Del antiguo campo solo permanece la antigua fachada con el primer escudo del CD Mallorca y el texto "Campo Luis Sitjar".

Ahí permanece el nombre del que fuese presidente del Mallorca en varias etapas en la década de los 20, 30 y 40. Incluso cuando el equipo palmesano todavía llevaba el nombre de Alfonso XIII antes de modificar su nombre al proclamarse la República en 1931. Bajo la dirección de Sitjar, el Mallorca conseguiría su primer ascenso a Segunda y sería el impulsor de la creación del nuevo campo. Que años después recibiría su nombre. Pero la figura de Luis Sitjar también ha quedado vinculada a parte de los episodios de represión más sangrientos que vivió la Isla. Concejal en los Ayuntamiento de Palma y Porreres por el Partido Regionalista de Mallorca, al comenzar la guerra civil se pasó a Falange Española y se convertirá en un miembro destacado. Y desde su puesto diversos estudios le vinculan con asesinatos llevados a cabo contra diversas personalidades de izquierdas, sobretodo con los fusilamientos perpetrados en Porreres, y cuya fosa común comenzó a desenterrarse hace pocos años, incrementándose, además ampliamente, el número que se estimaba de personas que perdieron la vida.

SANCHO DAVILA
Sancho Davila ha sido el nombre del estadio del modesto Puerto Real Club de Fútbol desde los años 50 hasta que dejó de utilizarse en 2010. La localidad, de la Bahía de Cádiz, puso a su campo de unos 6000 habitantes el nombre del antiguo dirigente de Falange, y que en los años 50 también fue Presidente de la Federación de Fútbol. El terreno de juego, apenas tiene hitos destacados. El techo del equipo ha sido la tercera andaluza, y salvo alguna concentración de entrenamiento de equipos o selecciones que debían jugar en Cádiz no atesora momentos de primer nivel. Desde 2010, el terreno permanece sin derribar aunque ya no es apto para el uso deportivo. Se han barajado negociaciones con el Ayuntamiento, permuta de terrenos, etc... pero de momento sin llegar a consumarse.

El nombre de Sancho Dávila, que salvo esa presidencia de la Federación de fútbol no tuvo mayores vinculaciones con el fútbol, corresponde al de un miembro destacado de Falange desde sus inicios, siendo además familia de José Antonio Primo de Rivera. Nació en Cádiz de familia nobiliaria, y pronto se dedicó a extender la organización, primero Cádiz y Sevilla, luego siendo de facto el jefe de la misma en Andalucía. Protagonista de varios episodios de palizas y disturbios fue detenido en varias ocasiones, pasando por diversas cárceles, y de hecho, se encontraba preso al inicio de la Guerra Civil, pero logró fugarse y pasar al bando sublevado donde tomó parte activa en la contienda y en violentos episodios de represión. Con la muerte de José Antonio Primo de Rivera, fue uno de los que pugnó por el liderato de la organización hasta que Franco estableció el decreto de unificación reservándose el puesto de Jefe Nacional y cortando las aspiraciones por encabezar Falange de diversos sectores y personalidades. Esa ambición frenada, y las posteriores simpatías nazis que tuvieron que ser disimuladas por el régimen tras la II Guerra Mundial, hicieron que Sancho Dávila cayese en desgracia y perdiera hueco entre los espacios principales del Movimiento Nacional. Aún así fue el primer delegado del Frente de Juventudes, organización juvenil de la FET y las JONS, sería procurador en cortes y otros puestos como Presidente de la Federación de Fútbol o miembro del Consejo de la Hispanidad. Su nombre también daba nombre a diversas calles. En Sevilla o Jerez fue sustituida. En Melilla permanece. 

lunes, 15 de junio de 2020

Estadios de Fútbol con nombres franquistas (VI): ¿Como considerar el "Escribano Castilla" de Motril?

Es un tema que lleva vigente y a la vez estancado desde que se aprobó la Ley de Memoria Histórica. El fútbol parece resistirse a aplicarla y permanecen muchos nombres que no pasarían el filtro de poder estar expuestos y rindiendo homenaje, y en algunos casos, las instalaciones además son de titularidad pública. De las entradas que hice anteriormente sobre este tema no había mencionado otro caso, el estadio Escribano Castilla, de Motril (Granada) y que incluso vio fútbol de Segunda en la campaña 2007-08, ya que el Granada 74 tras comprar la plaza del Ciudad de Murcia y la negativa del Ayuntamiento granadino a jugar en los Carmenes acabó utilizando este campo situado a unos 70 kilómetros de la capital de provincia.

El estadio cuenta con 4500 espectadores para un municipio que roza los 60.000. La campaña del Granada 74 fue la de mayor escalafón a nivel futbolístico para la ciudad. El verdadero equipo local, el Motril CF, que sucedió a un desaparecido CD Motril, era un clásico de la tercera andaluza, con alguna pequeña inclusión en la Segunda B. Así que, ¿quién era Escribano Castilla que da nombre al estadio? ¿Pasaría el examen de la Ley de Memoria Histórica o debería el Ayuntamiento modificar su nombre?

La verdad es que Juan Antonio Escribano Castilla dispone de una amplía entrada en wikipedia. Miembro de Falange Española, soldado raso en la Guerra Civil, donde según parece estuvo en Salamanca, Barcelona, Madrid, Castellón y Teruel. Después inició estudios, estuvo presente tanto en actividades privadas locales como cargos públicos. En 1961, el gobernador civil de Granada le nombra alcalde de la localidad y ese mismo año también se convierte en Procurador en Cortés representando a la provincia, hasta 1971. Del cargo de alcalde, permanecerá hasta 1975, dimitiendo apenas unas semanas antes de la muerte del dictador y coincidiendo con las últimas ejecuciones que tanta repulsa provocaron en el mundo. En diversos textos se encuentran abundantes avances y logros conseguidos para la ciudad de Motril y la provincia, además de figurar como uno de los integrantes de "Unión del Pueblo Español",  asociación política surgida a finales del franquismo y que trataba de buscar cierta apertura política en el régimen.

Recibió diversas condecoraciones, y reconocimientos que tuvo hasta su fallecimiento en 2005. Desde la llegada de la democracia, dejó la actividad pública y ejerció como abogado y maestro. En 1984, la Cruz Roja le entregó la medalla de Oro de la organización. Su hijo, ahora es el presidente provincial de la misma.

¿Así que, es "Escribano Castilla" nombre apto para lucirse en el campo de fútbol? Es innegable su actividad política durante los años de la dictadura, tanto a nivel local como la representación en las Cortes Franquistas, igual que es innegable que calificar a cualquier persona que desempeñó un cargo público entre 1939 y 1977 en España como criminal o indigno sería disparatado. Pero en este caso hablamos de un Procurador en Cortés, lo más parecido a un diputado que existía en el Régimen Franquista. De su papel en la guerra no era de dirección ni política ni militar sino de apenas un soldado raso llamado a filas. No aparecen (o yo no he encontrado) vinculaciones a represiones o crímenes en la provincia como si se ocurrían con otros personas, y además, el Ayuntamiento de Motril, que ha ido alternando corporaciones conservadoras y progresistas sí se ha mostrado favorable en otros episodios de la Memoria Histórica como cuando hizo un ciclo cultural sobre la Desbandá y no parecía tener problemas con el nombre del estadio para el alcalde en tiempos de la Dictadura. De hecho, en los 90, el estadio pasó a llamarse durante un periodo Estadio Municipal de Motril, pero luego, restauraron el de "Escribano Castilla".

lunes, 1 de junio de 2020

RECONSTRUYENDO (II): Una cosa llamada Soccer

Tengo que redireccionar muchos enlaces... ya que todos los ajenos al blog los perdí, pues al menos los que generaban tráfico interno voy a intentar ponerlos correctamente. Así que, para no resultar muy pesado, una vez al mes, publicaré una entrada de recordatorio por secciones. Podéis aprovechar para releer post antiguos. La fecha entre paréntesis es de cuando se publicó por vez primera. En algunos casos esos artículos podrían ampliarse. Quizá se haga. 

Hoy, una COSA LLAMADA SOCCER. Todo lo relativo al fútbol de EEUU y Canadá. Dos países en que nuestro fútbol, para ellos su Soccer no consta de gran seguimiento y es un deporte menor en relación a otros.

Sporting Cristal-Kansas City Wizards, el partido que se jugó al día siguiente del 11-S (Septiembre 2015)
El duelo entre Irán y EEUU en el Mundial de 1998 (Abril 2015)
Robbie Rogers, el primer futbolista homosexual en activo (Mayo 2013)
Freddy Adu, el juguete roto (Junio 2014)
Las fugas migratorias de México a EEUU (Junio 2014)
En Canadá el fútbol no mola (Junio 2011)
Chase Hilggenbrick, internacional estadounidense que dejó el fútbol para hacerse sacerdote (Marzo 2014) 
¿Un Dynamo campeón de EEUU? (Noviembre de 2012)
Un muchacho de New Jersey derrota a EEUU en la Copa Confederaciones 2009 (Julio 2012)
El sueño américano. Hijos de emigrantes internacionales con EEUU (Julio 2012)
Internacionales cubanos que desertaron a la MSL (Enero 2014)
Hermanos enfrentados en Selecciones diferentes (I): Los De Guzman (Junio 2013)
Hermanos enfrentados en Selecciones diferentes (II): Brown y Baker (Junio 2013)
Hermanos enfrentados en Selecciones diferentes (III): Los Wegerle (Junio 2014)
La Guerra de los Balcanes en Canadá (Julio 2013)
Peter Vermes, el américano que pasó el telón de acero (Enero 2012)
MUNDIAL 2014: Canadá y su fuga de cerebros (Junio 2014)
Brad Friedel, el eterno (Noviembre 2013)



jueves, 28 de mayo de 2020

El vuelo de Vedrines en la carrera aérea París-Madrid de 1911

Hoy tampoco voy a hablar de fútbol ni de política. Pero es que mi madre y mi tía llevan años contándonos como su abuelo les había contado muchísimas veces aquel vuelo de Vedrines de 1911. Un aviador que volaba de Francia a Madrid, y que para orientarle ponían a la gente con antorchas para marcarle el camino. ¡1911! Cosas ya difíciles de imaginar. Y claro, un aviador que recorría desde París a Madrid, era toda una hazaña que daba para ser contada y repetida con admiración. Así que me dio por ponerme a leer ¿Qué era esto? Y la verdad es que la historia mola. Son esos primeros años de una aviación incipiente, insegura, peligrosa. De la de de auténticos aventureros y pioneros en una disciplina.

Supongo que intentar imaginárnoslo ahora con un móvil con GPS que nos permite ir a cualquier lado y desde el que se puede estar leyendo este blog incluso montado en un avión quita hierro al asunto. Pero cuando uno vuelve a ver esas historias de carreras que comienzan 18 pilotos y solo llega uno. Que los aviones, bueno aviones, los aeroplanos esos que parecen hechos de un frágil metal y amasijo de hierros y que podrían romperse de un estornudo, se averían, o se quedan sin gasolina y el piloto debe aterrizar donde pueda, conseguir combustible, reparar piezas, volver a arrancar... parecen más novelas de Julio Verne que hechos reales, pero es que así eran estas cosas. Y se convertían en la mayor celebridad esos días. Con información en la prensa. ¡Claro!, la prensa, que ahora es muy fácil saber que está pasando en Nueva Zelanda o en Sudán del Sur, pero ahí había que aguardar un telegrama que llegaba tarde y con breve información sobre como transcurrían las cosas. El caso es que estas aventuras eran tan excepcionales que hasta el propio rey Alfonso XIII hacía donaciones y esperaba pacientemente en el aeródromo de Getafe la llegada de los pilotos... aunque solo fuese uno y se retrasase días. ¿Se puede hacer esperar a un Rey? Si eres un piloto de avión que te haces París-Madrid, en 1911, por supuesto.

Y es que simplemente el poner los aeroplanos en marcha ya era una odisea... había que repararlos, cargarlos, manejarlos... y resultaba tan complicado que en el propio inicio de la carrera hubo un tremendo accidente en el lugar de la salida. Para la carrera estaba prevista la participación de 18 pilotos. Algunos pasarían a ser celebres. Jules Vedrines sería el ganador de la prueba y lograría algunos hitos históricos de la aviación además de combatir en la I guerra Mundial y luego morir en un accidente aéreo. De Roland Garros escuchamos su nombre año tras año por el torneo de tenis pero nunca nos dedican mucho tiempo a contarnos la historia del piloto aéreo que murió con 29 años derribado y artífice de varios episodios bélicos en la Gran Guerra. Y entre ellos, otros pioneros de la aviación de principios del siglo XX. Muchos de ellos, portaban aviones fabricados y diseñados por ellos mismos. Así es como el 21 de mayo, en el aeródromo de Issy-les-Molineaux van a ir tomando la salida los pilotos que deben completar las tres etapas previstas para llegar a Madrid:



La pista donde se despega, que ha levantado tribunas para intentar congregar a la gente, se presenta totalmente abarrotada. En algún texto he leído que se estimaba la presencia de 300.000 personas. Una burrada, en un París que debía rondar los tres millones de habitantes. También hay palco de autoridades. Y entre ellas están Ernest Monis, primer ministro de Francia o el ministro de guerra, Henri Berteux. La prueba comienza dándose salida con intervalos de 15 minutos. Pero, estos primeros aviones son inestables, poco desarrollados y de difícil manejo. Varios pilotos tratan de arrancar sin éxito. Vedrines lo consigue pero debe regresar, pero lo más grave es cuando intenta despegar Louis Emile Train. Su vuelo se desestabiliza, trata de esquivar a  un grupo  de gente en la pista y acaba estrellándose contra el palco. El ministro de guerra muere en el acto. El primer ministro queda herido... y ante el destrozo causado, se toma la decisión de aplazar la carrera para el día siguiente. De los 18 participantes, más de la mitad no consigue tomar salida. Y parten únicamente ocho, pero otra serie de averías y circunstancias hace que vayan abandonando y solo tres conseguirán completar la primera etapa y llegar a Angulema, Vedrines, Roland Garros y André Frey También completarían la segunda, alcanzando San Sebastián, aunque por supuesto con diversos percances. Roland Garros por ejemplo, se quedó sin gasolina, y tuvo que aterrizar y repostar, antes de concluir la etapa. Pero al inicio de la tercera, Roland Garros cayó al rio Leizarán en la localidad guipuzcoana de Andoain y tuvo que abandonar. Gibert, por avería, también tuvo que renunciar. Y Vedrines, ya único participante se ve obligado a aterrizar en el pueblo burgalés de Quintanapalla y reparar su avión. Ante el abandono de sus dos competidores, y siendo el único en carrera solicita un aplazamiento de un día para descansar en Burgos y llegar a Getafe un día más tarde. La organización le autoriza.


Finalmente reanuda la carrera y el 26 de mayo llega a la localidad madrileña, al aeródromo  de Santa Quiteria donde le espera un gran número de asistentes deseosos de ver esos artefactos que vuelan. Al día siguiente realiza una exhibición aérea y es recibido por el rey Alfonso XIII que le otorga una copa de trofeo. Todos quedan impresionados con la destreza de Vedrines que completa París-Madrid en menos de 17 horas de vuelo efectivas. Será la primera vez que España forme parte de una carrera aérea internacional. Vedrines recibe tratamiento de héroe. El Rey le agasaja y muestra interés por ver ese artefacto que surca los aires. Y si quedó impresionado el rey, lo mismo le pasó a mi bisabuelo  que le contaba a sus nietas, como el alcalde del pueblo hizo que la gente se distribuyera por el lo que era el antiguo Camino Real de Francia, con antorchas y montículos ardiendo para orientar a Vedrines en su trayecto hacia Madrid. La carrera y sus actos posteriores fueron portada del ABC durante cinco días consecutivos. Y dejó ese recuerdo imborrable para esas personas de principios del siglo XX que apenas comprendían lo que era un avión y se encontraron con Vedrines surcando los aires. 

miércoles, 27 de mayo de 2020

Roberto Soldado, de Gudari a Guardia Civil

Roberto Soldado anotó 11 goles en 30 partidos en la campaña 2006-07 en el Osasuna. La afición, contenta con él, coreaba "Gudari, gudari" traduciendo su apellido al euskera. Desde hace ya tiempo en twitter ha dejado ver sus inclinaciones políticas. Y ayer, a través de twitter, mostraba su apoyo a la Guardia Civil de esta manera.

lunes, 25 de mayo de 2020

Graeme Le Saux, el futbolista con cabeza


Graeme Le Saux fue un gran futbolista inglés. 36 veces internacional con la Selección, presente en el Mundial de Francia 98, campeón de la Premier con el Blackburn en la campaña 94-95, miembro del Chelsea preAbramovich con el que ganaría una Copa y la Copa de la UEFA. Fue miembro del equipo del año de la liga inglesa en dos ocasiones y se convirtió en uno de los laterales izquierdos más brillantes de los 90´.

Pero la carrera de Le Saux, que hubiera sido la de un futbolista talentoso, quedó ligada también a otros aspectos. El mundo del futbolista profesional resulta bastante homogéneo. Declaraciones parecidas, gustos similares, pocos futbolistas con estudios, grupos cerrados, escasas inquietudes ajenas al deporte, y mucho menos culturales. Pocas diferencias entre unos y otros. Por eso, cuando alguien se sale del tiesto, sorprende. Y por supuesto, sin todavía presencia conocida de homosexualidad a primer nivel. Lo más parecido, el internacional alemán Hitzlsperger y que solo se atrevió a hacerla pública, al retirarse.

Pese a no ser gay, estar casado, tener una mujer y dos hijas. Le Saux tuvo que luchar contra esa corriente dominante y solo a base de fortaleza mental consiguió seguir manteniendo un importante rendimiento futbolístico y erigirse en cabeza de lanza en romper varios de estos prejuicios. No a elección suya, simplemente, su forma de ser fue fruto de los rumores. Y una vez que te alcanzan, en un mundo tan amplio como el del fútbol, ya la ola es imparable. Pero en su caso, además, no solo partieron de algún foco localizado. Fue mayoritario y ni tan siquiera, Federación, directiva o compañeros acudieron a defenderle.

El defensa, comenzó a ser flanco de bromas. Era un jugador atípico. Mientras el resto de compañeros se dedicaba a gozar de pubs y discotecas, Le Saux tenía otras inquietudes, como interesarse por antigüedades o galerías de arte. Aparecía en el entrenamiento con una ropa discreta, más asemejada a un estudiante universitario y con el diario progresista de Inglaterra, The Guardian, bajo el brazo. Cuando todavía era un joven de 22 años, se fue de vacaciones con un compañero de equipo, Ken Monkou. Los compañeros lanzaron la broma sobre si era un viaje romántico. Y como sucede con coñas y apodos, si duran más de un día, permanecen. Y aunque Le Saux no fuera gay, la comidilla y la gracia, permaneció. Y de convertirse a un chiste de compañeros, se exportó del vestuario. Parece ser que en el West Ham-Chelsea  fue el primer estadio donde se escuchó "Le Saux take it up the arse" con la sintonía de The Village People (algo así como "Le Saux la lleva en en culo"). Hablamos de 1991, poco antes otro futbolista inglés, Justin Fashanu había salido del armario y no encontró ningún apoyo siendo repudiado por todo el mundo del fútbol.

Y ese cántico o los insultos por su supuesta, aunque falsa, homosexualidad le acompañaron el resto de su carrera. Pero el momento más recordado sucedería en 1999 en un Chelsea-Liverpool en 1999. Le Saux va a proceder a lanzar una falta, y Robbie Fowler, el delantero rival y compañero en la Selección inglesa, de espaldas, se lleva las manos a las nalgas y le obsequia con un "métemela por el culo". Le Saux se indigna y se niega a sacar la falta. El arbitro, le reprocha estar perdiendo tiempo. En otra jugada del partido,  sin balón en juego, el defensa propina un codazo a Fowler. El árbitro les advierte a ambos y deja seguir. Y al final, Vialli, entrenador del Chelsea decide sustituirle sabiendo que está fuera del partido. La Federación Inglesa abre un procedimiento para evaluar lo sucedido ante los indicios por mala conducta de ambos. Y finalmente sanciona a Le Saux con la perdida de un partido y con dos a Fowler. Curiosamente, apenas un mes después, una celebración de un tanto del delantero del Liverpool, hace que se arrodille ante la línea de cal y simule esnifar cocaína. De nuevo la Federación actúa y esta vez, la sanción es de cuatro partidos. Mostrando mayor contundencia ante una imitación de un consumo de drogas que hacia un insulto homófobo a otro jugador. Le Saux continuaría recibiendo desplantes. Sería su caso más celebre, pero no el único. Compañeros de Selección, jugadores, parece ser que se burlaban de su supuesta homosexualidad durante su carrera. Finalmente tras dejar el Chelsea, apuraría los últimos años de fútbol en el Southampton hasta colgar las botas en 2005.

Poco tiempo después, en 2007 escribiría su autobiografía y narraría con detalle estos episodios. Y reflexionaría sobre la evolución del racismo y la homofobia en los campos ingleses. Sobre la fortaleza y resistencia que debería tener un jugador que se atreviera a dar el paso de salir del armario. En The Guardian, publicó un artículo al respecto. Ahora se prodiga en los medios de comunicación, además de formar parte de la directiva del RCD Mallorca.


domingo, 24 de mayo de 2020

¿Peligra la sede de San Mames para la Eurocopa 2020?


Pues eso parece si hacemos caso a lo que publica el diario As el pasado 20 de mayo, "Bilbao se tambalea como sede de la Eurocopa". Lo que fue una de las últimas acciones de Villar como presidente y que pretendía poner fin a un largo periplo de más de 50 años sin que la Selección Española pisase tierra vasca. El último partido fue en 1967, en una victoria sobre Turquía en el antiguo San Mamés.

La ocasión parecía perfecta. El nuevo formato de Eurocopa con múltiples sedes en diferentes países. La Federación decidió que la sede española sería Bilbao, con un campo de reciente creación, moderno y de paso poner fin a este largo periplo sin partidos de España en Euskadi. Ahora, al parecer de las 12 sedes que conformaban la Eurocopa que ha tenido que retrasarse al verano de 2021, tanto Bilbao como Amsterdam y Roma, podrían ver en peligro su presencia. Se mencionan asuntos sanitarios, como de poca colaboración con la UEFA, así como conflicto entre la disponibilidades de fechas. No es la primera vez que el diario As informa de estos problemas, ya en 2018 publicó que la sede de Bilbao corrió peligro.

SIN FINAL DE COPA EN 2017
Os confieso que me gusta mucho cuando se hacen torneos y eventos fuera de Madrid. Pretendemos luchar contra el centralismo y elogiar el resto de España, pero luego nos cuenta quitarnos esa visión. Por eso, me gusta que la Selección no tenga una sede fija y se vaya moviendo por todo el territorio. Me gusta que la final de Copa la vayan alternando. Aún así, Madrid es con diferencia donde más veces se ha disputado la final del torneo. Me gusto que en 2010, cuando la final de Copa era Sevilla-Atlético, y decían de jugar en el Calderón o en el Bernabeu, Del Nido exigiese con el mismo criterio jugar en la Cartuja (al final... para no dar la razón a ninguno se acabó jugando en el Camp Nou). Y por eso, me gustó una proclama que hicieron en 2017 cuando Alavés y Barcelona llegaron a la final de Copa en 2017. Con el Nuevo San Mamés recién inaugurado, propusieron que la final de Copa se jugase en Bilbao. En aquella ocasión, no pudo ser. Un concierto de Guns and Roses, que solapaba prácticamente las fechas hizo que no pudiese disputarse en el nuevo estadio. Y es que, en el País Vasco se han disputado 5 finales de Copa, la última en 1924. Todas antes de la Guerra Civil... hubiera sido una ocasión fabulosa.

Ahora, veremos que pasa. De hecho, no me extrañaría que fuese un tema que se tocase en la campaña electoral vasca que debería comenzar en junio. Urkullu fue de los que apoyaba esa final de Copa Alavés-Barça en Bilbao. Veremos como enfocan los partidos ese sede de la UEFA, con un mínimo de dos partidos seguros de la Selección Española, sí todos están de acuerdo o si alguno incluso vería con alegría que la UEFA cancelase la sede...

viernes, 22 de mayo de 2020

Mesut Ozil y su renacer turco


Octubre 2010. Mesut Ozil, jugador alemán con ascendencia turca recibe críticas de Hamit Altintop, jugador del Bayern Munich, nacido en Alemania y también con orígenes del país euroasiático por jugar con la Selección Alemana. De hecho su buen hacer en el Mundial de 2010 le sirve de empujón para dar el el salto al Real Madrid desde el Werder Bremen. Altintop, por contra, ha preferido defender la Selección Turca, con menores éxitos que la alemana, pero con el orgullo patrio de defender la tierra de sus padres. Y pese a que los dos jugadores han coincidido varias campañas en el Schalke 04, le lanza esa pulla a su excompañero. Ozil responde que es alemán de tercera generación, que desde categorías inferiores siempre ha defendido a la Selección alemana con orgullo y que no se ve defendiendo otro país. Todo esto se produce poco antes de que Alemania-Turquía se enfrenten en un partido clasificatorio de cara a la Eurocopa 2012. Curiosamente, el año siguiente, Altintop fichará por el Real Madrid y compartirán vestuario sin problemas. También lo harán con Nuri Sahin, otro ejemplo de jugador nacido en Alemania, y que como Altintop en su caso opta por defender a Turquía o con Sami Khedira, que juega con Alemania aunque es hijo de emigrantes tunecinos. Desde ese 2010 a día de hoy, Mesut Ozil ha ido reconciliándose con ese pasado turco hasta convertirse en un rostro que sus noticias ya no solo afectan al ámbito futbolístico sino también se leen en un conflicto político-social que afecta a las dos comunidades y que no se ciñe exclusivamente al mundo del fútbol y esos reproches sobre que país defender a nivel internacional.

La trayectoria de Ozil le hizo dejar el Real Madrid tras tres buenos años, en los que ganó una Liga y una Copa y pasar al Arsenal. En el equipo londinense lleva desde 2013, con buen rendimiento, pero alejado de aquel Arsenal todopoderoso que competía por la Premier o incluso por la Champions. Con la Selección Alemana, de la que tan orgulloso estaba, conquistó el Mundial de 2014 teniendo una participación destacada. Sin embargo en 2018, tras un fiasco en el Mundial de Rusia, decidió dejar la Selección entre acusaciones de racismo.

¿Que ha pasado en estos ocho años? Pues Ozil ha ido protagonizando diversos episodios que le ha convertido en un musulmán más militante, además de acercarse a la figura del presidente Erdogan que le han granjeado polémicas y críticas en Alemania. Su negativa a cantar el himno alemán, la confesión posterior que durante la interpretación del mismo rezaba en turco. Incluso el peregrinaje a la Meca, cumpliendo uno de los ritos musulmanes le granjeó críticas por parte de algunos miembros del partido de Alternativa por Alemania. En España, aunque no habíamos indgado muchos sobre sus creencias si fue, expulsado en 2011 contra el Barça tras pelearse con Villa y trató de justificar su reacción argumentando que el asturiano había insultado al Islam.

Hasta que en mayo de 2018 llegó la gota que colmó el vaso. El presidente Erdogan acude a Londres en un viaje de Estado, aunque en plena campaña para su reelección que conseguirá sobradamente apenas un mes más tarde. Aprovechando su estancia en Inglaterra, recibe a varios jugadores de fútbol. Acude Cenk Tosun, jugador del Everton en ese momento, que (continuando el debate de Ozil-Altintop) nació en Alemania, llegó a jugar con los germanos en categorías inferiores pero en 2011, deja su país de origen y pasa a la Superliga turca y poco tiempo después tramita el cambio de Selección y decide defender a Turquía a nivel absoluto. Pero sobretodo acuden Gundogan, del Manchester City y Mesut Ozil del Arsenal. Jugadores mucho más mediáticos, de equipos más poderosos... y que pese a sus antepasados turcos, han decidido jugar con Alemania. Los tres entregan camisetas a Erdogan y se fotografían gustosos con el Presidente turco. Y esto provoca abundantes críticas por ese apoyo indisimulado a uno de los líderes que lleva varios años en el poder y que bajo su mandato se está produciendo un abundante retroceso en materia de libertades y derechos humanos.


Esto sucede poco antes del Mundial de Rusia, donde Alemania defiende título, y será última de grupo en la primera fase, perdiendo con México y Corea del Sur. Ozil decepciona y deja actuaciones muy pobres. Y un mes después, acabará anunciando su renuncia de la Selección Alemana. Además, con acusaciones de racismo dirigidas contra el presidente de la Federación:

"Es con mucho dolor y después de mucha consideración que debido a los hechos recientes no jugaré por Alemania mientras tenga este sentimiento de racismo y falta de respeto"

"Solía portar la camiseta de Alemania con mucho orgullo y entusiasmo, pero ahora no. Siento que no soy querido y creo que lo que he logrado desde mi debut en 2009 se ha olvidado"

"¿Es porque soy turco? ¿Es porque soy musulmán? Creo que aquí se toca un tema importante"

"En los ojos de Grindel (Presidente de la Federación Alemana) y de sus seguidores, yo soy alemán cuando ganamos, pero soy inmigrante cuando perdemos"

Su decisión provocó diferentes reacciones. Tanto en Turquía como en Alemania. Un equipo de la 1ª división turca el Matyalaspor saltó al campo con camisetas con su cara y un claro "Estamos contigo, di No al racismo". La ministra de Justicia alemana del SPD lo recibió como "una noticia triste" mientras que su homologo turco felicitó al jugador por "su mejor gol contra el fascismo". El titular de la cartera de exteriores alemana fue más duro, señalando que "no creo que el caso de un multimillonario que vive y trabaja en Inglaterra diga mucho de la integración de extranjeros en Alemania". Angela Merkel mostró su respeto hacia la decisión. La Federación Alemana negó las acusaciones de racismo. Pero el caso es que Ozil tras 92 internacionalidades y proclamarse campeón del Mundo en 2014, abandonaba la Selección. Y además, lejos de esconder sus simpatías por Erdogan las siguió reafirmando. Tanto que el mandatario turco sería testigo de su boda con la modela turca Amine Gülse, miss Turquía 2014 o compartirían mesa en la cena de fin del ayuno por el Ramadan en 2019

Sí este apoyo a Erdogan le habían provocado ampollas, y él respondió convencido de sus actos. Ha dado un paso como defensor publico de causas del mundo musulmán, al apoyar a los miembros de la minoría uigur, una comunidad que practica el Islam en China y que en los últimos años está siendo objetivo de los campos de reeducación. Mandó su denuncia pública, acompañada además de la bandera que suele usar el colectivo. De sus mensajes, se desligó el Arsenal, consciente del incidente y perdida de popularidad que produciría la declaración en China. Ozil, está vez tampoco se desdijo. 

miércoles, 20 de mayo de 2020

Se retira Aduriz, el delantero que supo esperar


Esta entrada estaba preparada para la final de Copa... pero Aduriz, por problemas de lesión acaba de anunciar su prematura retirada... Una pena. 

Tenía anunciada que iba a ser su última temporada, y eso le ha servido para ir recibiendo homenajes. En algunos casos, Valladolid, Mallorca o Valencia por aficiones que disfrutaron de sus goles. Y es que haya donde pasó Aduriz ha dejado un grato recuerdo. Aunque evidentemente donde se ha convertido en una referencia es en San Mamés. En un Athletic donde escaseaban los delanteros, teniendo que dejar el gran hueco de Fernando Llorente, Aduriz se dedicó a ir anotando goles y ganarse un hueco en la historia de uno de los grandes de España. Y con 39 años, disputará la final de Copa, ¿quien sabe? y quizá agrande su leyenda.

Aduriz, se formó en ese equipo guipuzcoano del Antiguoko, equipo de categorías inferiores pero que ha visto pasar po sus filas a gente como Xabi Alonso, Arteta, Iraola... Pasó al Athletic y no le fue sencillo llegar al primer equipo. Tuvo que probar fortuna en el Burgos y en Valladolid. De Pucela, con un Athletic sufriendo por la permanencia, fue recuperado con esperanzas (y con un alto traspaso) en el mercado de invierno, y no defraudó siendo fundamental en una agónica permanencia de 2007. Pero, en la última semana de fichajes del verano de 2008, Caparrós pone en duda su valía y el Athletic acaba aceptando un traspaso al Mallorca, que encima traerá cola años después por una serie de impagos del equipo balear. Aún así Aduriz, que debe hacer olvidar a Dani Güiza que había sido pichichi y campeón de la Eurocopa responde con goles (24 en 77 partidos)  y sacrificio. Lo mejor que tiene. Dos campañas permanece en Mallorca, dejando al equipo 5ª clasificado y le llega una oferta del Valencia. Y de nuevo, Aduriz, responde con goles en un Valencia que finaliza tercero esos dos años solo superado por Madrid y Barça.

Y el Athletic, consciente de su error se lanza a recuperarlo y el jugador regresa con buen gusto a San Mamés. ¿31 años? ¿Le queda recorrido? Por supuesto. Ocho temporadas después Aduriz continua siendo la referencia del ataque de los Leones. Hizo olvidar a un Fernando Llorente en su mejor momento, siguió superando a jóvenes cachorros como Muniain o Iñaki Williams o fichajes como el pichichi de 2ª en 2014, Borja Viguera o Kenan Kodro no han conseguido desplazarle. 


Entre medias Aduriz también engrandeció su carrera internacional. No solo con las participaciones a nivel europeo del Athletic, sino a nivel de Selecciones. Y eso que su llegada resultó tardía. Fue defendiendo la camiseta del Valencia en 2010 cuando Del Bosque le convocó por vez primera. Cierto es que sus cifras siempre estaban entre las de los delanteros españoles con mejores datos, pero nunca terminaba de nombrarsele para entrar en las listas de los seleccionadores. Lejos de resultar un obstáculo su edad, Aduriz, aunque de forma intermitente se mantuvo en las convocatorias, y de hecho, acudió a la Eurocopa 2016 jugando tres partidos. Al final con España alcanzó 13 apariciones y marcó 2 goles, el último en diciembre de 2016, convirtiéndose en el jugador de más edad en anotar un tanto con la Selección Española con 35 años.

Y es que Aduriz también tiene otro récord. Es el máximo goleador de la Selección de Euskadi desde que reanudó su participación tras la muerte de Franco. Ha disputado 13 encuentros y ha anotado 12 goles. Con la Selección Vasca tampoco ha tenido problemas en demandar la oficialidad, como por ejemplo hizo en el amistoso disputado en Venezuela en 2007 (y donde también marcó). 

lunes, 18 de mayo de 2020

El discreto Ciudadano Albert Luque

Albert Luque fue un gran futbolista. Aunque siempre queda el regustillo que quizá un pequeño empujón más y hubiera todavía alcanzado cotas más altas. Barcelonés y canterano del Barça, lo fichó el Mallorca para sus categorías inferiores, donde incluso jugó en 2ª en aquel año del Mallorca B en la categoría de plata. Fue cedido un año al Málaga ante la falta de hueco, para luego regresar y hacer un gran año con el Mallorca que le valió para llegar a la Selección y jugar el Mundial de 2002 y fichar por el entonces SuperDepor. En Coruña, abandonó su puesto de delantero para acabar escorado en la banda izquierda, y aunque sus cifras goleadoras se resintieron mantuvo buenos números y también sería seleccionado para Eurocopa 2004. Después, comenzó una serie de saltos que le llevaron con menor fortuna al Newcastle, al Ajax, para acabar regresando al Málaga en 2009 y colgar las botas discretamente en enero de 2011, cuando apenas contaba para Manuel Pellegrini. Uno ve sus números y atesora buenas cifras. Además jugó Champions con Mallorca y Depor, pero no estuvo en los grandes títulos de esos conjuntos. Tampoco ganó nada con el Ajax, que además se despidió de Europa por la vía rápida. De la Selección Española desapareció en 2005, y causó baja en el Málaga justo cuando el equipo comenzaba a coger forma previa a los buenos años que tuvo tanto en Liga como en Champions.

Esa retirada en pleno enero, sin en ese momento saber que ya no volvería a jugar, simboliza un poco esa carrera discreta. Buen futbolista, indudablemente, pero no tan carismático como otros. Con buenos números pero siempre dispuesto a dejar el espacio de primer espada a otro y el hacer un trabajo más silencioso, menos llamativo. Ausente del título liguero o del Centenariazo con el Depor además su salida resultó agridulce por impagos y reclamaciones con Lendoiro. Presente en Semifinales de Champions, los mayores titulares siempre quedaban enfocados a otros jugadores. Autor de los goles que metieron al Mallorca en Champions o lo dejaron en Primera en 2002, quedó ensombrecido por Etoo. Sus aventuras en el extranjero resultaron poco exitosas, y encima ese perfil más silencioso hizo que no se mantuviese activo en el recuerdo de la prensa. Y en el Málaga, donde también jugó buenas campañas fueron previas a los buenos años del equipo andaluz y los dispendios del Jeque. 

Desde entonces, Albert Luque mantiene una línea sin excesivos revuelos. Pese a participar en alguna ocasión en medios de comunicación, incluso como tertuliano en el Chiringuito, ha logrado esquivar polémicas. No entró en convocatorias de la Selección Catalana desde 2006, y nadie indagó a si obedecía algún motivo, si era voluntario o ajeno. En 2007 se casó con una modelo mallorquina, Marta Luna, y aún sin ser una pareja especialmente pródiga en el mundo del corazón tuvo su hueco en Hola y en otras publicaciones. Tampoco ha figurado en ningunas lista electoral ha participado en varios actos de Ciudadanos, en la lanzadera del partido en Coruña, donde también tomó parte el ex alcalde socialista de la ciudad Francisco Vázquez. También fue notoria su presencia en plena Eurocopa 2016, cuando el Ayuntamiento de Barcelona no permitió la colocación de pantallas gigantes en la calle para ver el partido de la Selección. Ciudadanos, pese a la negativa aprovechó un acto de partido, para instalar la pantalla, y la plana mayor del partido (Albert Rivera, Inés Arrimadas, Juan Carlos Girauta), con camiseta incluida, vieron la victoria ante Turquía. Entre ellos también estaba Albert Luque. Con más conocimientos de fútbol, menos saltarín que los políticos y como siempre con ese perfil de segundo plano. Sin alardes y sin el uniforme de la roja.

Aunque ha tenido esos pequeños guiños con Ciudadanos, no ha terminado de dar el salto a la arena política. Tampoco tiene Twitter donde, aunque da notoriedad, siempre se acaba metiendo la pata y abriendo espacios para recibir munición ajena. Donde sí que encontró acomodo fue en la Federación de Fútbol en el Gabinete de Presidencia. Otro cargo menos llamativo detrás del de Rubiales, un puesto más silencioso donde seguramente Luque se vea más cómodo y haga mejor trabajo.

jueves, 14 de mayo de 2020

Cuando Sol Campbell se postuló para suceder a Boris Johnson como alcalde de Londres


¿Un futbolista aspirando a ser alcalde de Londres? Hombre, suena raro. Aunque bien pensado en Madrid tuvimos a Pepu Hernández, entrenador y el ex seleccionador nacional de baloncesto como cabeza de lista del PSOE en 2019 (Eso sí, su resultado fue el peor en la historia del partido en la Capital Madrileña). Pero es lo que intentó Sol Campbell en 2015. 

Como futbolista fue un jugador destacado. Nacido en Inglaterra de padres emigrantes jamaicanos. Al parecer criado con poco dinero en barrios de clase baja, Campbell orientó su vida hacia el deporte. Y con éxito.

Tras pasar por la cantera del West Ham, donde alcanzó la profesionalidad fue con el Tottenham,  llegando a debutar en la Premier en 1992 con 18 años. Y de allí se fue consolidando en la defensa de los Spurs. Tanto, que en 1999 ya era el capitán del conjunto y fue el que levantó la Copa de la Liga en Wembley tras imponerse  al Leicester. Eso le permitió al conjunto londinense disputar competiciones europeas. Desde 1996 coincidió también con su debut a nivel internacional, participando además con Inglaterra en la Eurocopa del 96 y en el Mundial del 98. Pero sus últimos años coincidieron con algunos problemas extradeportivos. Acusado de una pelea, se sintió poco respaldado por el club. Eso hizo que tras diez campañas, y pese a contar con una importante propuesta de renovación, Campbell buscase un nuevo destino al acabar su contrato.

Y, libre, firmó por el Arsenal, el rival londinense del Tottenham, lo que conllevó que en cada visita del jugador a White Hart Lane, su antigua afición le recibiese con carteles de "Judas". Pese al desprecio recibido, a nivel deportivo su fichaje resultó un acierto. Con los gunners ganaría dos Premier, formando parte del ya legendario equipo de los invencibles de 2004 y dos copas. Además, alcanzaría la final de la Champions 2006, donde anotaría un tanto aunque al final el triunfo se lo llevase el Barça.

En 2009 pasaría a un "nuevo rico", el Porstmouth que bajo la propiedad del israelí Gaydamak construyó una brillante plantilla. Contrató a Redknapp de entrenador y lo rodeó de rostros importantes como el propio Cambell, Lass Diarra, Crouch, Kanu, y cuyo mayor mérito fue conquistar la Copa de 2009 pero el gasto fue insostenible y el Porstmouth fue sancionado y descendió al año siguiente. Campbell, ya con 35 años, dio un paso atrás y se comprometió con el Notts County, un equipo de Segunda B pero cuya dirección deportiva la llevaba Sven Goan Eriksson, antiguo seleccionador inglés que apostó abundantemente por Cambell. Aunque en enero, ante las bajas por lesión de Gallas y Wermaelen y pese a contar con 36 años, Wenger le dio la oportunidad de regresar al Arsenal disputando media campaña. Le quedaría un último año de fútbol en el Newcastle, hasta anunciar su retirada al final de la campaña 2011. Colgaba las botas con más de 500 partidos en la Premier, más de 40 en Champions y 76 internacionalidades con la Selección Inglesa con la que fue a tres mundiales. Tras retirarse como futbolista ha iniciado una carrera como entrenador en equipos, de momento, de poca envergadura. Comenzó como segundo entrenador en la Selección de Trinidad y Tobago y luego ha entrenado a dos equipos de la tercera categoría inglesa, el Macclesfield y el Southend United.



Desde su retirada también fue incrementado su activismo político. Tomó parte, junto a otros rostros famosos, en una campaña para las Elecciones Generales de 2015 en la cuál animaban a las minorías a inscribirse y ejercer su derecho al voto. También se mostró muy activo contra el racismo. De hecho, manifestaba que de haber sido blanco hubiera alcanzado la capitanía de la Selección Inglesa mucho tiempo antes. E incluso, en 2015 llegó a ir más lejos. Se postuló como candidato del Partido Conservador a la alcaldía de Londres de cara a las elecciones municipales de 2016, ya que en ese momento mayor Boris Johnson no iba a repetir en el cargo. Aunque dio entrevistas, participó en debates, finalmente los torys no contaron con Campbell y designaron a Zac Goldsmith que perdió ante el laborista Sadiq Khan. ¿Volveremos a ver a Campbell en nuevos desafíos políticos?

lunes, 11 de mayo de 2020

Estadios de Fútbol con nombres franquistas (V): El "Romero Cuerda" cambió su nombre en 2017

La verdad es que después de bastantes años criticando que el fútbol permanecía ajeno al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, convendría señalar el ejemplo del estadio "Romero Cuerda" del municipio pacense de Villanueva de la Serena que sería la excepción y que en diciembre de 2017 modificó su antiguo nombre.

Romero Cuerda fue alcalde del municipio y procurador en cortes en las décadas de los 60 y 70, y algunos también le vinculan con violentos episodios de represión al finalizar la guerra civil. El caso, es que el estadio del equipo de la ciudad, el Villanovense, llevaba el nombre desde su inauguración en 1976. De hecho, en 2015 el Barcelona se enfrentó al conjunto local en Copa del Rey y no se prestó demasiada atención al polémico nombre. El partido acabó con empate a cero.

El Municipio ya había iniciado pasos como el desenterramiento de la fosa común del pueblo. Pero dos años más tarde, la Diputación de Badajoz, a través de una comisión encargada de revisar, recomendar y dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica, apuntó al nombre del estadio.  ¿La medida de presión? Tocar el dinero. "Los municipios que no cumplan la Ley de Memoria Histórica no podrán optar a Ayudas, Subvenciones, contratos o proyectos de la Diputación Provincial". Como sucede cuando alguien, persona física o jurídica, se presenta a Concursos o aspira a realizar contratos con la Administración. Villanueva de la Serena, gobernada además por el PSOE no puso mayores objeciones y a final de año, en diciembre de 2017, el Ayuntamiento aprobó modificar el nombre del "Romero Cuerda" por el de "Estadio Villanovense"

El equipo tras varios años en Segunda B, regresó a Tercera el año pasado. Pero pudo volver a enfrentarse a un Primera, de nuevo en Copa del Rey en 2018, y el campo, esta vez con el nuevo nombre, también resistió logrando otro empate a cero ante el Sevilla. 

sábado, 9 de mayo de 2020

MOTOCICLISMO: GP de España, Catalunya, Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón... y ahora Andalucía

Me salgo del fútbol, ¿vale? Leía esta semana que el Mundial de Motociclismo planea hacer dos carreras en el circuito de Jerez, para intentar lanzar una temporada que va a quedar muy reducida por culpa del Coronavirus. Una sería el clásico Gran Premio de España que se celebra en el trazado andaluz ininterrupidamente desde 1989 (y también albergó la edición del 87) el 19 de julio, y otra, el domingo siguiente, un novedoso Gran Premio de Andalucía.

En España no nos suena raro. Son ya muchísimos años con un montón de citas motociclistas en nuestro país. Primero fueron dos, luego tres, y acabamos con cuatro. Y no nos chirrió nunca. Antiguamente, cada Gran Premio se correspondía con el país que lo organizaba y para el aficionado era sencillo vincularlo. Hubo apaños raros, como que San Marino tenga Gran Premio aunque se dispute en Italia (raro por cierto que no se haya utilizado esto con Andorra...), como que el  madrileño Jarama celebrase el Gran Premio de Portugal en 1987, o el inventarse un Gran Premio a nivel continental que permita dar la organización a un país que ya tenía otra cita en el calendario. En Motos, esa solución se hizo para meter Montmelo y el Jarama en los 90. En Fórmula 1, sirvió para dar a Gran Bretaña o a Alemania un segundo Gran Premio o hacer un hueco al trazado urbano de Valencia, más recientemente. Hubo también otras estridencias más rebuscadas. España tuvo dos Grandes Premios en motos en 1998, el de España se disputó en el Jarama y el de Jerez se denominó "Gran Premio Expo 92". El Jarama, que ya había albergado Grandes Premios como España y esa ocasión como Portugal y siempre ha intentado mantenerse en el Mundial también celebró carreras con otros nombres como Gran Premio de la FIM (Federación Internacional de Motociclismo) (1993), Gran Premio de Europa (1991) o Gran Premio de la Comunidad de Madrid (1998).

Y es que desde hace tiempo, hemos pasado a estas denominaciones sin disimulo, que en España entendemos perfectamente. Pero fuera de nuestro país yo no se como se perciben. Recapitulando, en el campeonato del mundo de motocilicmo en los últimos años nos hemos encontrado con que han existido el Gran Premio de España, que desde 1989 se ha disputado ininterrumpidamente en Jerez. Otra carrera en Montmelo. Entre el 92 y el 95 se disputó en el circuito catalán el GP de Europa, desde el 96 y también initerrumpidamente tenemos el Gran Premio de Cataluña. En 1999 se incorporó el Gran Premio de la Comunidad Valenciana en el circuito de Cheste. Y, por si no fuera suficiente, desde 2010 el Gran Premio de Aragón completando 4 fechas en el Mundial de Motociclismo. El Jarama, que en su día ya hemos visto que albergó diferentes nomenclaturas, desapareció del calendario en 1998 con la única edición de Gran Premio de Madrid. Andalucía será la quinta autonomía que presente un Gran Premio con su nombre propio, coincidente además con el Gran Premio de España. 

En su día, y ahora vuelve a suceder, la cita de Montmelo parece peligrar del calendario. Y uno de los argumentos que más se utilizó para luchar por retenerla por parte del Govern era que era el mayor evento internacional en el que aparecía el nombre de Catalunya, equiparable al de otros Grandes Premios que toman la denominación del país. Y en pleno Proces, pues hombre, no es poca cosa. También es cierto, que desde el punto de vista de diluirlo entre territorios españoles, no se puede negar que funciona al existir el resto de grandes premios autonómicos. no sé como se percibe esto en el extranjero, en primer lugar por el overbooking español y en segundo lugar si se comprende correctamente nuestro estado autonómico y su repercusión en este tema deportivo.

jueves, 7 de mayo de 2020

El "poppy" como señal de duelo por los caídos y su relación con el fútbol británico

Aunque hace unos años le dediqué una breve entrada, creo que es un tema que merece más vuelta y explicación. Y más tras haber tratado el tema de James McClean, el pioneros en "salirse de la norma" y negarse a llevarlo.

El lucir una amapola, el "poppy" es un símbolo en recuerdo y homenaje, en primer termino a los combatientes en la I Guerra Mundial aunque posteriormente su uso se ha ido extendiendo a otros conflictos y en general, se ha convertido en un apoyo a las Fuerzas Armadas. Se inspiró en el poema "En los campos de Flandes" del médico canadiense John McCrae que en mayo de 1915 en plena contienda, quedó impresionado tras ver morir a su amigo Alex Helmer, y entre la ferocidad de la batalla brotaban las amapolas rojas.

Unos años más tarde, con la guerra finalizada, Moina Michael, una voluntaria estadounidense compuso otro poema inspirado en el de McCrae, "Mantendremos la fe", y popularizó el uso de la amapola como recuerdo a todos los que ayudaron en la Guerra. El símbolo se extendió rápidamente tanto en EEUU, como en el Reino Unido como en el resto de países de la Commowealth, y desde 1921 el 11 de noviembre se convirtió en el "Día del Recuerdo" y una fecha de homenaje a los que tomaron parte en la Guerra. Desde entonces, han pasado casi 100 años. Y el famoso "poppy" ha sido objeto de polémicas, de ver como su uso iba mutando de su concepción original o que incluso hayan surgido amapolas de otros colores diferentes a la roja, añadiendo otras simbologías o marcando pequeñas aportaciones a la originaria de color rojo.

EL POPPY EN EL FÚTBOL, ¿TRADICIÓN EN LA PREMIER?
¿Pero y el fútbol? Realmente nos gusta repetir mucho que llevar la amapola es una tradición en la Premier League. Y bueno, sí. Tradición... de apenas una década. Por supuesto, se podía portar, se hacían homenajes a militares o veteranos en los campos. Pero, el lucirlo en la camiseta, el primer equipo que decidió sumarse al "Día del Recuerdo" fue el Leicester en 2003. Una iniciativa propia del club, sin más pretensión, añadiendo la amapola a su uniforme ese 11 de noviembre de 2003.
Inglaterra-España 2011, con brazaletes con el poppy

Pero año tras año, el "poppy" fue imponiéndose. En 2009, el daily mail titulaba "solo tres clubes de la Premier siguen negándose a respaldar la campaña para honrar a nuestros héroes" y hacía mención a la negativa de Liverpool, Manchester United y Bolton a diferencia del resto de equipo. En el texto incluso se decían cosas como "jugarán el fin de semana sin lucir la amapola en un obstinado desafío a la opinión pública". En 2011. ya nadie se atrevió a llevar la contraria y en 2012, en vez de ser cada club el que realizase su diseño, se llegó a un acuerdo de lucir un poppy unificado, con el mismo diseño para los 20 equipos de la Premier. Desde entonces, en noviembre, jugar con la amapola en el domingo más próximo al 11 de noviembre se ha convertido en algo prácticamente obligatorio. En una seña de identidad del campeonato. Además, a lucir la amapola en la solapa se sumaba el cuerpo técnico. Y eso provocaba que por supuesto lo llevasen técnicos ingleses, o Capello como seleccionador, pero también, extranjeros como Hiddink, Guardiola, Mourinho, Ancelotti o incluso un alemán, país que combatían esos caídos, Jurgen Kloop. 

No fueron las únicas polémicas que la implantación del poppy traía. No todos mostraban su adhesión a lucir ese emblema. En primer lugar, en 2010, el Celtic, el equipo católico de Glasgow decidió sumarse a la campaña con el poppy y llevarlo en sus camisetas en un duelo contra el Abeerden. Pero parte de sus aficionados mostraron una gran pancarta mostrando su rechazo y su negativa a considerar a las fuerzas armadas británicas como héroes por los conflictos de Irlanda, Iraq y Afganistan. No querían un "poppy manchado de sangre".
Inglaterra-Escocia, Wembley 2018. Pese a la prohibición los dos equipos portan
 el brazalete con la amapola
FIFA VS POPPY
En 2011, fue la FIFA la que no permitió lucir el poppy a la Selección Inglesa en un amistoso contra España en Wembley que cayó en 11 de noviembre. la Selección Inglesa quería llevarla en el uniforme pero la prohibición de llevar símbolos políticos y/o religiosos primaba sobre cualquier homenaje. Al final, acabó tolerando la amapola pese a no poder lucirla en la camiseta, autorizó a que los jugadores ingleses portasen un brazalete negro con el poppy. Sin embargo en 2018, de nuevo al coincidir partido internacional con el 11 de noviembre, se produjo el mismo debate. Y además, en este caso además partido oficial, clasificatorio para el Mundial 2018 y a celebrar en Wembley un Inglaterra-Escocia. La FIFA, esta vez fue aún más tajante y ni siquiera permitió llevar la amapola en los brazaletes. Aún así, los dos equipos desobedecieron y saltaron al campo con ellos, y las Federaciones recibieron una sanción económica. Las otras federaciones britishGalés e Irlanda del Norte, que también disputaron partido contra Serbia y Azerbaiyán, no llegaron tan lejos y solo las mostraron al inicio del choque pero no en los uniformes. 

Matic, sin el poppy a diferencia de su compañeros del United

En 2012, comenzó McClean, irlandés y que ya tuvo su entrada propia, con su negativa a lucirla en la camiseta a diferencia de sus compañeros, circunstancia que ha mantenido con firmeza en las temporadas siguientes. Y en 2018, el que se sumó a las negativas ha sido el central serbio del Manchester United, Nemanja Matic. Aunque llegó a la Premier en 2014 (tuvo una primera etapa anterior en el Chelsea en la campaña 2009-10 pero apenas jugó) al Chelsea, y luego pasó al United, no había mostrado reticencias. Hasta que en 2018, decidió no llevarlo en la camiseta. Y explico su razón. él era un niño serbio de 12 años, cuando en 1999 la OTAN decidió bombardear su país por el conflicto que se estaba produciendo en Kosovo. El ejercito del Reino Unido uno de los que más aportaron en la ofensiva, y Matic explicó, que entendía que no era correcto llevar el "poppy" en la camiseta. Por supuesto, recibió voces que le criticaron y otros que salieron a defenderlo ¿Surgirán nuevos casos? ¿Quizá los argentinos por su afrenta en Malvinas? Gente como Aguero, Tevez o Mascherano por ejemplo, lo llevaron sin problemas. También Pochettino como entrenador portaba el pin de una amapola en la fecha señalada. 

Con el paso del tiempo, esa reivindicación de la amapola en honor de los caídos está empezando a percibirse como un símbolo del nacionalismo británico. Y más en unos años de reivindicación nacional aupada por el Brexit. En regiones más nacionalistas o en grupos antiimperialistas están surgiendo corrientes de rechazo. Además, de esa creciente fiscalización sobre quien se niega a portarlo, que no solo afecta al fútbol.